Due Diligence: clave para tomar buenas decisiones empresariales

Una práctica de origen anglosajón que permite prevenir el fraude.


Una Due Diligence es un proceso de investigación y revisión de una empresa o un negocio con la finalidad de obtener una visión lo más clara y real posible acerca de su situación financiera y legal, y otros aspectos de carácter técnico y operativo.



El origen de los procesos de Due Diligence está en la practica legal anglosajona debido a que en Derecho inglés se prevén fuertes garantías en favor del adquirente para prevenir el fraude. Estas garantías en favor del adquirente también existen en Derecho español, en que el vendedor está obligado al saneamiento de la cosa objeto de la venta, lo que implica la doble obligación de entregar el bien vendido libre de vicios o defectos ocultos -saneamiento por vicios ocultos-, y de garantizar al comprador la posesión legal y pacífica de la cosa vendida -saneamiento por evicción. Por lo tanto, los procesos de Due Diligence se dan generalmente en el marco de un proceso de adquisición o integración de una empresa, aunque, en ocasiones también se realizan para, por ejemplo, poder obtener una financiación.


En los procesos de Due Diligence se analizan principalmente aspectos de carácter financiero, legal, fiscal y laboral, si bien, dependiendo de los casos, pueden analizarse otras cuestiones más específicas de carácter técnico, como pueden ser los procesos de producción, eficiencia, expectativas de crecimiento o beneficio, etc.


Los procesos de Due Diligence son un elemento fundamental en las operaciones de transmisión e integración de empresas y ayudan a las partes involucradas al desarrollo de la negociación y a concretar las condiciones finales de la operación en cuanto a precio, plazos, garantías, etc. Indirectamente, una Due Diligence sirve también para corregir las deficiencias o contingencias financieras o legales detectadas llegando a un mejor nivel de cumplimiento.


Aunque no existe ningún precepto legal en Derecho español que prevea la obligatoriedad de los procesos de Due Diligence, son un instrumento óptimo para asegurar una inversión, ya que nos permitirá comprobar el estado de una compañía o negocio a través de un tercero, que emitirá una opinión con mayor independencia.


En IVC tenemos una dilatada experiencia en la realización de procesos de Due Diligence y contamos con un equipo altamente capacitado y dispuesto a prestar el mejor servicio de investigación y revisión de la situación financiera y legal de su empresa.




Miguel Vidal – Senior Corporate Lawyer



51 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights