Las 7 cualidades clave para ser un buen emprendedor

No todas las personas sienten el impulso de emprender un negocio o desarrollar un nuevo proyecto. Sin embargo, no todo el que tiene ese impulso, tiene las habilidades requeridas para sacar esa idea adelante. Esas aptitudes se pueden definir como talento emprendedor.


Algunos investigadores señalan diversas características que definen el talento emprendedor. Entre estas se mencionan el entusiasmo, la constancia y la perseverancia. Sin embargo, son otras las características que tienen mayor peso en el talento emprendedor. La capacidad de tomar decisiones es una de las principales.

En este orden de ideas, el enfoque en los negocios y la toma de decisiones con base en las observaciones del mercado es fundamental para el éxito. Este talento está vinculado a la visión a largo plazo y centra sus decisiones en los números y las ganancias.


Toman sus decisiones con base en los resultados, por lo que tienen mayor posibilidad de lograr el éxito.

Pero ¿cuál es el perfil de un emprendedor?


  1. Es un líder. El emprendedor desarrolla la capacidad de liderazgo, reconoce las habilidades de los demás, tiene capacidad para delegar y reconoce la imposibilidad de hacer todo. El Líder es aquel que sabe a dónde va y a dónde quiere llegar. Tiene una visión construida y empieza a formar un equipo de trabajo para que lo acompañe, para que juntos puedan llegar a ese lugar.

  2. Invierte en sí mismo. El emprendedor es una persona con conocimiento en muchos campos distintos. El emprendedor tiene que saber, al menos en lo básico, de todos los temas, para después ir creando las funciones necesarias. Todo ello implica una inversión en sí mismo, la búsqueda continua de conocimiento a través de la información que sea relevante para su actividad. De esta manera, el conocimiento adquirido a través de esa información les permite obtener una ventaja competitiva, anticipándose a las dificultades.

  3. Es disciplinado. La determinación define la capacidad de asumir la adversidad y recuperarse rápidamente de los contratiempos. Son personas que se sienten capaces de salir adelante por lo que no se rinden ante las adversidades. Tienen gran tenacidad y reaccionan rápido. Debe estar muy atento a todo lo que pasa a su alrededor.

  4. Planea. Partimos de la base de que todo requiere una doble creación. La primera es mental y la segunda es física, por lo que para que un negocio que es una creación física se ejecute, tiene que haber una creación mental, un plan que el emprendedor debe desarrollar para contestar las preguntas más relevantes del negocio: a dónde quiero llegar, dónde quiero colocar mi negocio...

  5. Está motivado. La pasión y la perseverancia son características innatas en las personas emprendedoras. Se trata de hacer las cosas, aunque uno no tenga ganas. En este sentido, la motivación es obligada. Es importante trabajar en una automotivación que viene de uno mismo; una presión que viene desde adentro para ejecutar lo que uno tiene que hacer, porque el negocio depende de esas pequeñas decisiones.

  6. Se preocupa por su equipo. Esto se hace especialmente importante cuando la organización empieza a crecer. Hoy muchos de los problemas que enfrentan las organizaciones que van desde pequeñas a medianas es que no pueden retener al talento y no lo retienen por la falta de pericia de los líderes, justamente, para desarrollar al talento.

  7. Capitaliza el fracaso. Parte de nuestro crecimiento como empresarios se basa en habernos equivocado, pero haber sabido capitalizar ese error. No siempre los errores nos llevan al fracaso, hay errores que nos llevan a contextos exitosos o, simplemente, a darnos cuenta de que ese camino no es el correcto. La capacidad de asumir riesgos es un factor indispensable en todo emprendedor.

Si has sentido alguna vez el impulso de crear algo de la nada, sueñas con construir tu propio negocio y, además, te defines como una persona perseverante, es posible que tengas un talento innato para el emprendimiento.

Pero, ¿existe realmente la cualidad natural de emprendedor o emprendedora? Lo que sí es cierto es que hay rasgos de la personalidad y facultades que hacen que algunas personas sientan ese deseo por la iniciativa y la determinación por lograrlo, junto con habilidades que les van a ayudar a conseguir el éxito futuro en su empeño como las que hemos comentado en este artículo.


Entusiasmo, constancia, capacidad para tomar decisiones… Son muchas las aptitudes que ayudan a iniciar y desarrollar con éxito tu propio proyecto. La buena noticia es que no tienes que tenerlas todas. Es más, muchas de ellas se pueden aprender, desarrollar y perfeccionar con la experiencia.


En IVC podemos ayudarte con todo el proceso de lanzamiento con startup in a box. Desplegamos de manera ágil, eficiente y profesional los procesos operativos básicos que toda empresa de éxito necesita desde su despegue.


Si quieres explotar todo el potencial de tu idea de negocio de la mano de un partner experto y de confianza, contacta con nosotros.

73 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights